A CubaNews translation, edited by Walter Lippmann.

June 2006

A CubaNews translation. Edited by Walter Lippmann.


For many years homosexuality was said to be a disease.
Prejudice about it. Its causes and origins. Theories and
misconceptions. Rights. A long way to go.

I’m homosexual… so what?

Pareja homosexual.The causes of homosexuality are still being studied.
(foto: Wildy)


Humans are born men or women, and their sexual orientation defines whether they will be heterosexual, homosexual or bisexual. Besides, transsexuality encompasses people with one biological sex who are convinced they ought to have been born a member of the opposite one.

A homosexual belongs in no specific population, since men and women so oriented are as different from one another as heterosexuals and bisexuals from the viewpoint of education, occupation, lifestyle, personal features and physical appearance.



Scientific literature defines homosexuality in many different ways.


The attitude towards homosexuality has changed from acceptance in ancient Greece and tolerance in times of the Roman Empire to all-out disapproval in many western and eastern societies.


Nineteen-century German neuropsychologist Richard von Krafft-Ebbing described it as “a hereditary neuropathologic degeneration” supposedly aggravated by excessive masturbation, while Cesar Lombroso –a major Criminal Anthropologist– took phrenology as his basis to support the theory of degeneration. As a result, lunatics, criminals, prostitutes, ethnic minorities and homosexuals alike were degraded, excluded and ostracized under the auspices of science.


Austrian psychiatrist Sigmund Freud put forward the existence of a constitional predisposition, although he also emphasized the determining effect of childhood experiences (for instance, the lack of a same-sex parent with whom to identify) and the frequency of homosexual experiences in teenaged males, which he deemed a sexual deviation.


Scientists have failed to reach an agreement. Various theories have tried to explain the causes of homosexuality, but to no avail. Among the most popular:


The genetic theory: Advanced by Kallman in 1952 and one of the first scientific descriptions of homosexuality. It stated that a person’s sexual orientation is dictated by genes, that is, people inherit homosexuality. However, given the lack of evidence to sustain his studies, these conclusions have been disregarded.


The hormonal theory: Some scientists have suggested that the origins of homosexuality can be found in the fetus’s hormonal unbalance or the introduction of inadequate hormones, a flawed theory inasmuch as physical evidence of such hormonal problems is yet to be pinpointed in either newborns or adults.


Psychoanalysis: Based upon several postulates which have neither been put to the test nor verified in a large population, but only in small groups of individuals undergoing therapy. Freud believed the homosexual trend was a natural, binding stage before we reach maturity. According to his conception, maturity meant among other things a heterosexual orientation. A homosexual adult was someone whose psychosexual thinking had been interrupted. Freud reasoned that when a boy found out that girls had no penis, he was afraid of losing his should he stay in contact with them. And, since men did have a penis, there would be no risk if they kept a relationship only with others of the same sex.


A person’s sexual orientation has been also ascribed to distant and hostile relations with his/her parents. Males –advocates of this theory say – seek a homosexual relationship to feel the male love they never had from their father. Likewise, females look at other women to compensate for the feminine love their mother failed to give them. Lesbianism has been similarly put down to having distant parents, as a result of which the girl didn’t know how to relate to adult men. Male homosexuality, some remark, can be equally ascribed to overprotective mothers who kept their children away from the male’s competitive world and therefore they have not learned to struggle on an equal footing to get a woman.


The most recent and popular psychoanalytical theory is that of Narcissism, namely, that children on their stage of development are sometimes so attracted to their own charms that they look for sexual partners who have some resemblance to them.


Still, every theory on homosexuality and parental relations seem to go up in smoke when put to the test. The same criterion in father-mother and father-son or mother-son relationships can breed homosexual or heterosexual children, regardless of whether the relationships are intimate or distant.


The social theory: Some researchers suggest that a person’s sexual orientation is dictated by peer pressure. Yet, so far it’s been all but impossible to make a classification of youths sufficiently clear and meaningful to sustain or overlook this theory, one of its problems being: does a young person come together with another and then the two of them develop a homosexual orientation, or is it instead that they come together because they already have such orientation? This theory, like the others, has gone no farther than that.


Despite countless studies there are no definite answers yet, scholars have been unable to reach a consensus, and the causes or origins of homosexuality are yet to be identified.



“Social hostility accounts for many of the problems which overwhelm homosexuals.” That’s how Michael Schofield ends his research, the results of which were published in the book Sociological Aspects of Homosexuality. A person’s foremost reaction is to deny the unknown, feared or unaccepted. Add to this, social tradition and religious canons and we can understand the immeasurable prejudice homosexuals have always endured.


Stereotyping abounds, even if effeminateness and mannerism have been proved by science to play no important role in anybody’s sexual orientation. Physical appearance has nothing to do with sexuality.


A man and a woman who match the generic standards of their time can be, respectively, very manlike or womanlike while they may exploit their sexuality as they please, be that as heterosexuals, homosexuals or both.



Finding a space to vindicate homosexuals in a predominantly heterosexual society has been no easy task.

Two facts, at least from the viewpoint of professional diagnosis, mark the end of a struggle to stop same-sex relationships from being marginalized and discriminated against: in 1973, the American Psychiatric Association deleted homosexuality from its list of mental illnesses; and in 1980 it was eliminated too from the Manual to Classify Mental Disorders issued by the World Health Organization.


In many other countries, however, being homosexual or engaging in homosexual practices can lead to job loss, inability to rent a house, social rejection and even imprisonment.


In the last few years, gay rights activists have focused their fight on improving public opinion’s homosexuality acceptance levels.


Much remains to be done. The last twenty years have witnessed a growing state of ‘tolerance’. The way gays have been forced to cope with their feelings about themselves has nothing to do with their condition, for it’s fueled instead by the points of view of a society that treats them as inferior beings lacking in human dignity and individuals who have no rights and deserve no respect.


On principle, society must respect any person’s sexuality, whatever his/her orientation, for it is hoped that differences will be recognized.




Homosexual, ¿y qué…?


Pareja homosexual.
Todavía se estudian las causas de la homosexualidad.
(foto: Wildy)

… fue la respuesta que en carta pública leyera el afamado escritor inglés Oscar Wilde en el más sonado proceso judicial del siglo XIX. Toda la clase media de la Inglaterra victoriana estaba escandalizada por su conducta. Wilde, quien había mantenido una íntima amistad con lord Alfred Douglas, resultó acusado de sodomía por el padre de éste, el marqués de Queensberry. Se le declaró culpable en el juicio, celebrado en mayo de 1895, y fue condenado a dos años de trabajos forzosos.

La prisión lo arruinó material y espiritualmente. Era un escarmiento para todos aquellos “invertidos” que se atrevían a luchar públicamente, una clara advertencia para que permanecieran a la sombra en una sociedad que no los aceptaba.

Orientación sexual, homosexualidad y sociedad
El ser humano nace hombre o mujer, y según su orientación sexual puede ser heterosexual, homosexual o bisexual. Por otra parte, el transexualismo engloba a las personas que biológicamente tienen un sexo, pero se debaten en la convicción de que deberían haber nacido con el sexo opuesto.

La homosexualidad no describe una población uniforme, ya que los hombres y mujeres con esta orientación constituyen un grupo tan diferente entre sí como los heterosexuales y bisexuales desde los puntos de vista de educación, ocupación, estilos de vida, características de personalidad y apariencia física.

Homosexualidad y sus causas: ¿genéticas, hormonales, sicológicas o sociales?
Hay una gran diversidad en la definición de homosexualidad en la literatura científica. La actitud hacia la homosexualidad ha variado desde la aceptación en la antigua Grecia y la tolerancia en el Imperio Romano, hasta la condena absoluta en muchas sociedades, occidentales y del Oriente.

En el siglo XIX el neuro-sicólogo alemán Richard von Krafft-Ebing consideró la homosexualidad una “degeneración neuropática hereditaria” que supuestamente se agravaba con la excesiva masturbación; mientras que Cesar Lombroso –uno de los máximos representantes de la Antropología Criminal– se basaba en la Frenología y sustentaba la teoría de la degeneración. Así, locos, delincuentes, prostitutas, minorías étnicas y homosexuales fueron degradados, excluidos y marginados bajo los auspicios de la ciencia.

El siquiatra austriaco Sigmund Freud postuló la existencia de una predisposición constitutiva, aunque también destacó el efecto determinante de experiencias durante la infancia (como por ejemplo, la falta de un progenitor del mismo sexo con el cual poder identificarse) y la frecuencia de experiencias homosexuales masculinas durante la adolescencia, que consideró como desviación sexual.

Los científicos no consiguen ponerse de acuerdo. Diversas teorías han intentado explicar las causas de la homosexualidad aunque sin respuestas definitivas. Las más populares han sido:

1. La teoría genética: Fue una de las primeras explicaciones científicas de la homosexualidad. Presentada por Kallman, en 1952, aseguraba que la orientación homosexual venía dictada por los genes; es decir, que las personas heredaban la homosexualidad. No ha tenido, sin embargo, pruebas que confirmen el estudio, y sus conclusiones han sido, por tanto, descartadas.

2. La teoría hormonal: Algunos científicos han sugerido que el origen de la homosexualidad está en el desequilibrio de hormonas en el feto o en la introducción de hormonas inapropiadas. La falla de esta teoría está en que aún no se han encontrado pruebas físicas de tal desarreglo hormonal en el recién nacido ni en individuos adultos.

3. El sicoanálisis: Plantea varios postulados. El problema con ellos es que nunca se han puesto a prueba ni han sido verificados en un sector amplio de personas, sino sólo en pequeños grupos de individuos sometidos a terapia.

Freud creía que la tendencia homosexual constituía una etapa natural que se debía atravesar para alcanzar a la madurez. Según este criterio la madurez significaba, entre otras cosas, una orientación heterosexual. Un adulto homosexual era alguien cuyo desarrollo sicosexual se había interrumpido. El razonamiento de Freud era que cuando los chicos descubrían que las niñas no tenían pene, temían perder el suyo si mantenían contacto con ellas. Y, puesto que los hombres sí lo tenían, no correrían ese peligro si mantenían contacto sólo con los del mismo sexo.

La orientación sexual se ha atribuido también a las relaciones distantes y hostiles con los padres. Los varones –dicen los inclinados a esta teoría– buscan una relación homosexual para obtener el amor masculino que en realidad nunca recibieron de su progenitor. Igualmente las hembras se acercan a otras mujeres para compensar la falta de amor femenina por parte de su madre. El lesbianismo se ha atribuido, de forma similar, a tener padres distantes, lo cual hacía que la niña no supiese relacionarse con hombres adultos. La homosexualidad masculina, mantienen algunos, puede atribuirse también a haber tenido madres demasiado protectoras, que no han liberado a sus hijos en el mundo masculino competitivo y así, estos no han aprendido a luchar en condiciones iguales por las mujeres.

La más reciente y popular de las teorías sicoanalíticas es la narcisista. Según ella los niños, en su etapa de desarrollo, se encuentran a veces tan atraídos por sus propios encantos que buscan parejas sexuales que ese les parezcan.

Sin embargo, todas las teorías sobre la homosexualidad y las relaciones con los padres parecen venirse abajo cuando son sometidos a experimentación. Una misma pauta de relaciones padre-madre y de relaciones padre-hijo o madre-hijo puede engendrar hijos homosexuales e hijos heterosexuales, tanto si las relaciones son íntimas como si son distantes.

Sociales: Algunos investigadores sugieren que la orientación homosexual se forma por la presión de los compañeros. En cambio, hasta la fecha ha sido prácticamente imposible clasificar a los jóvenes y sus actividades con claridad y significación suficiente como para mantener si hay o no algo de cierto en esta teoría. Uno de los problemas que se presentan es el siguiente: ¿un joven se une a otro y desarrolla una orientación homosexual, o mas bien se juntan porque ya tienen una 9orientación homosexual ¿ Esta teoría, al igual que las otras, no ha ido más lejos.

Pese al sinnúmero de estudios, se carece aún de respuestas definitivas, no existe consenso entre los estudiosos del tema n están claramente identificadas las causas u orígenes de la homosexualidad.

Falsas concepciones
“Muchos de los problemas que abruman al homosexual son creados por la hostilidad de la sociedad”. Así concluye Michael Schofield la investigación sociológica cuyos resultados publicó en el libro “Aspectos sociológicos de la homosexualidad”. La reacción primera de una persona es negara acerca de lo que desconoce, teme o no se acepta. Si a esto le sumamos lo coaxialmente establecido por la tradición y los cánones religiosos, entonces podríamos comprender los innumerables prejuicios que han existido contra los homosexuales.

Ponderan los estereotipos, aún cuando está científicamente demostrado que el amaneramiento o los manierismos no conforman un elemento determinante en la orientación sexual. La apariencia física nada tiene que ver con la homosexualidad.

Un hombre y una mujer que respondan a los cánones genéricos de acuerdo con la época en que se enmarquen, pueden ser muy masculinos o muy femeninas, respectivamente y, sin embargo, explotar su sexualidad según estimen, ya sea de una forma heterosexual u homosexual, o ambas inclusive.

Respeto a la homosexualidad dentro de la diversidad
Difícil ha sido obtener un espacio para reivindicar a los homosexuales en una sociedad predominantemente heterosexual.

Dos hechos, al menos desde el punto de vista del diagnóstico profesional: culminan la lucha contra la discriminación y la marginación de las relaciones entre personas del mismo sexo: en 1973, la Asociación Siquiátrica de Estados Unidos eliminó la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales; en 1980, también desaparece en el Manual de Clasificación de las Enfermedades Mentales de la Organización Mundial de la Salud.

Sin embargo, en muchos otros países, el hecho de ser homosexual o de practicar la homosexualidad puede ocasionar la pérdida del trabajo, la discriminación en el alquiler de una vivienda, el rechazo social e incluso, la cárcel.

Durante los últimos años, los grupos a favor de los derechos de los gays han centrado su lucha en conseguir una mayor aceptación de la homosexualidad por parte de la opinión pública.

Queda mucho por andar. Un estado de “tolerancia” ha ido en ascenso en los últimos veinte años. La lucha que los gays han mantenido con sus sentimientos sobre sí mismos no tiene nada que ver con su condición, sino con el punto de vista de la sociedad que los considera inferiores, faltos de dignidad humana y como individuos que no tienen derechos ni m merecen respeto alguno.

Como principio la sociedad debe mantener el respeto a la sexualidad de cada cual, sea homosexual, heterosexual o bisexual. Lo que se pretende es el reconocimiento de las diferencias.